Google Adsense

Daily Archives: June 25, 2011

Camilo Cienfuegos, una muerte enigmática y prematura

Camilo Cienfuegos, una muerte enigmática y prematura

Según Jaime Costa, tanto él como Almeida, escucharon las discusiones en las que se destacaban las voces de Fidel y Cienfuegos, quien se defendía firmemente de las acusaciones de que había traicionado a la Revolución.

Pedro Corzo, especial para martinoticias. 24 de junio de 2011

El comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán, un hombre que al decir de muchos tenía tanto arraigo popular como , desapareció sin dejar rastro en octubre de 1959 en un vuelo entre las ciudades de Camagüey y La Habana.

Cienfuegos, quien al morir era jefe del Estado Mayor del Ejército, se caracterizaba por usar un sombrero de ala ancha y era, según sus amigos, muy bromista. El comandante ejercía una gran influencia sobre las masas y había participado en la expedición del yate Granma, siendo uno de los líderes de la sobredimensionada invasión de Oriente a Occidente, junto con el también comandante Ernesto Guevara.

Sin , su enigmática y prematura muerte posibilitó que se convirtiera en uno de los dioses de la mitología del totalitarismo cubano. También hizo pensar a muchos que Castro había ordenado su desaparición.

Según la versión oficial, Cienfuegos había viajado a Camagüey para arrestar al comandante Huber Matos, jefe militar de la provincia, quien había remitido a Castro una enérgica carta en la que denunciaba la penetración y control que los comunistas estaban ejerciendo en todas las esferas del gobierno revolucionario.

La carta, sin duda uno de los documentos más polémicos en la historia reciente de Cuba, hizo que Matos cumpliera 20 años de cárcel y, probablemente, que Cienfuegos nunca llegara a su destino.

El 23 de octubre de 1959, Cienfuegos compareció en el Canal 11 de la televisión de Camagüey para informar sobre el arresto de Matos. La conferencia de prensa, la última de Cienfuegos, fue conducida por el periodista y publicista Cebrián de Quesada, quien en entrevista con el autor hizo una síntesis de lo que manifestó el desaparecido comandante:

a) Que Matos había estado conspirando contra la revolución. Según Cebrián para justificar la acusación, sólo presentó unas fotos de la revista Cuba Nueva, que editaba el regimiento de Camagüey, bajo el mando de Matos, en la que aparecían unos niños desnutridos.

b) Que Matos había sido trasladado a La Habana donde iba a ser juzgado por Fidel y Raúl Castro.

c) Que entre los hombres más valiosos de la Revolución se encontraban los comunistas, restándoles importancia a las acusaciones de Matos de que el proceso estaba bajo influencia marxista.

d) Calificó de prensa amarilla y como enemigo del pueblo a los medios que estaban denunciando los fusilamientos, defendió las ejecuciones y negó que se estuviera fusilando a personas inocentes.

Por otra parte, estudiosos de la desaparición de Cienfuegos y defensores de la hipótesis de que fue asesinado afirman que los agentes de la Seguridad del Estado que dirigía Osvaldo Sánchez, tenebroso dirigente de las fuerzas de choque del Partido Socialista Popular, primer jefe G-2, y que curiosamente también pereció en un aéreo, vigilaban estrechamente a Cienfuegos.

Según ellos, la Seguridad del Estado llegó al convencimiento de que Cienfuegos no creyó la trama urdida alrededor de Matos, y que por temor a que descubriera el complot los hermanos Castro ordenaron su muerte.Otra información que corrobora la hipótesis del crimen político, es que un oficial de la Fuerza Aérea encontró una cinta grabada en la que estaban registrados los datos del despegue de la avioneta Cessna, modelo 310, en la que viajaba Cienfuegos. La cinta refería que cuatro minutos después de despegar el Cessna número 53 lo hizo un caza británico tipo Sea Fury, al mando del piloto personal de Raúl Castro con su cañón de 20mm. desenfundado.

Publicaciones de la época señalan que el comandante Camilo Cienfuegos partió del de Camagüey aproximadamente a las 6 p.m. del 28 de octubre de 1959 en compañía del soldado Félix Rodríguez y, como aviador, el teniente Luciano Fariñas Rodríguez, tenía más de 2,000 horas de vuelo y vasta experiencia como piloto en el modelo de avión que los transportaba. Según los archivos oficiales, Fariñas nunca informó la ruta por la que volaría y sólo en una ocasión se comunicó con la base para que Cienfuegos le impartiera instrucciones al capitán Méndez, quien quedó al frente de la provincia de Camagüey.

Es importante destacar que las altas esferas del gobierno se percataron de la desaparición de Cienfuegos 24 horas después de su partida de Camagüey. Es difícil comprender cómo una dirigencia política que se ha caracterizado por la paranoia, que percibía conspiraciones por doquier, ignorara por tanto tiempo la situación de uno de los hombres más importantes de la Revolución que, por otra parte, venía de sofocar un supuesto complot militar.

El Gobierno Revolucionario, en un comunicado oficial, señaló que la desaparición de la avioneta fue consecuencia del mal tiempo existente entre las provincias de Camagüey y Matanzas. Sin embargo, investigaciones meteorológicas sobre ese día, indican que las condiciones climáticas eran razonablemente buenas. No obstante, es junto referir, que varios reportes indican que por lo menos la tripulación de dos aviones comerciales reportaron fuertes turbonadas.

La desaparición de Cienfuegos generó una gran cantidad de rumores. Se comentó que en Aguada de Pasajeros, Las Villas, se había producido un accidente aéreo; que sobre el central Adelaida había volado una avioneta haciendo señales de luces hasta que desapareció rumbo norte en dirección al mar.

Un periodista de apellido Vázquez afirmó que durante la noche del miércoles había presenciado un encarnizado duelo aéreo. Estas versiones fueron investigadas y, según la versión oficial, fueron descartadas. También un pescador hizo declaraciones similares.

Un avión C-46 en el que viajaba el comandante Ernesto Guevara avistó en Cayo Anguila, frente a las costas de Caibarién, los restos semidestruidos de dos aparatos, uno de los cuales parecían tener la línea del Cessna, pero más tarde se comprobó que era un error.

Juan Orta, un ex secretario de Castro, le manifestó al poeta Iván Portela, cuando ambos estaban exiliados en la embajada de México: "Yo estoy plenamente convencido de que el avión de Camilo fue derribado por órdenes de Fidel Castro''. Orta, que estuvo tres años asilado en la embajada de México, continuó diciéndole a Portela: "Yo estaba reunido con Fidel cuando Raúl Castro y Ernesto Guevara le plantearon: 'Camilo se opone a cambios estructurales en el ejército rebelde'. A lo que Fidel respondió: 'El plan será llevado a cabo cueste lo que cueste; ni cien Camilos podrán oponérsele' ''.En las conversaciones que sostuvo con Portela y en artículos que escribió en el exilio, Orta afirmaba que las personas que en alguna medida estuvieron relacionadas con la misteriosa desaparición de Cienfuegos sufrieron una suerte similar.

En síntesis, Orta afirmó que el piloto del Sea Fury que supuestamente despegó poco después que lo hiciera la avioneta de Cienfuegos, desapareció; que el mecánico de aviación que reportó que el caza británico traía una ametralladora completamente descargada murió ese mismo día atropellado por un automóvil; que el pescador que declaró que había visto un avión caza atacando a una avioneta, fue conducido a La Habana para ampliar las investigaciones y no se supo más de él.

Otro hecho relevante asociado a la muerte de Cienfuegos fue la muerte del también comandante Cristino Naranjo, su amigo personal. Naranjo, que había iniciado su propia investigación sobre la muerte de Cienfuegos, fue baleado por el capitán Manuel Beatón a la entrada del Campamento (antigua Columbia) supuestamente por no haberse identificado.

Varios meses después, Beatón se alzó en armas contra el gobierno, siendo capturado y ejecutado sumariamente. Orta refiere que un miembro del tribunal, el teniente Agustín Onidio Rumbaut, logró entrevistarse con el detenido y que éste le confesó que Fidel Castro, Raúl Castro, Ernesto Guevara, el también comandante Félix Torres y el capitán Jorge Enrique Mendoza, habían sido los responsables de la muerte de Cienfuegos. Agregó Orta que unos días después del proceso y después de haber preparado un informe confidencial, el teniente Agustín Onidio Rumbaut murió en un "accidente de cacería''.

Por su parte, el comandante Huber Matos indicó que Cienfuegos también estaba descontento con la penetración comunista, pero que a su vez se confesaba un hombre totalmente fiel al líder de la Revolución. Apunta Matos que en una ocasión le entregó a Cienfuegos un escrito pro marxista que había sido incluido en la publicación Verde Olivo y que el jefe del ejército se molestó y responsabilizó a Ernesto Guevara y a Raúl Castro de la publicación.

Matos refirió que, tras su arresto, Cienfuegos no dejó nunca de tratarle con respeto y consideración, actitud que le era informada a Castro por Mendoza. Matos opina que estas informaciones precipitaron las acciones punitivas contra el carismático comandante. Después de la muerte de Cienfuegos y la prisión de Matos, la influencia y el poder de Mendoza se incrementó considerablemente.

Refiere Matos que Raúl Castro sentía una gran aversión hacia Cienfuegos por la popularidad que éste disfrutaba, y que Fidel Castro temía que Cienfuegos pudiera provocar una crisis de grandes proporciones, no sólo dentro de la estructura del poder revolucionario sino también en la población. Cuenta Matos que Cienfuegos criticó la manera en que Castro dirigió su caso, lo que tal vez puso en alerta al gobernante sobre posibles problemas con un individuo que le había sido hasta ese momento incondicional.

Agregó Matos que Castro envió a Cienfuegos para que lo arrestase en su despacho en el regimiento Ignacio Agramonte con la intención de que se originase un tiroteo en el que éste muriera y así salir de los dos de una vez por todas. Pero que Cienfuegos tuvo la precaución de ordenarles a sus oficiales que las tropas no dispararan cuando le fueron a detener, lo cual frustró el supuesto plan.

Sobre la avioneta Cessna 310, desaparecida con tres hombres a bordo, dice Matos que no tiene la más mínima duda de que fue abatida por orden de Fidel Castro. Apunta que Fariñas, el piloto, era un hombre muy disciplinado, que no se habría desviado de la ruta sin haber pedido autorización. Este aspecto es también comentado por Orta, quien afirma ''que desde la torre de control aéreo de Camagüey le indicaron a Cienfuegos que el comandante Félix Torres estaba perdido sobre el mar al sur de la ciudad de Trinidad, Las Villas, y que era necesario se sumara a su búsqueda''. Según el declarante esto propició que un avión Sea Fury derribase el Cessna de Cienfuegos.

También dijo Matos que estando en la prisión del Castillo del Morro, La Habana, recibió dos mensajes de Camilo en el que este le advertía que tendría que declarar en su contra ya que su situación personal –la de Cienfuegos– era muy difícil. Le decía que de ir a juicio sería fusilado y que estaba dispuesto a ayudarle para que se fugara de la prisión, a lo que el prisionero se negó aduciendo que quería un proceso judicial para denunciar públicamente lo que estaba pasando en el país.

Agustín Alles Soberón, el primer periodista cubano en subir a la Sierra Maestra y entrevistar a los insurgentes del Movimiento 26 de Julio, fue amigo de Cienfuegos. Alles Soberón recuerda que en los días del caso Matos, Cienfuegos, en ruta hacia Camagüey, hizo escala en la ciudad de Santa Clara. Dice que conversó varios asuntos con Cienfuegos, entre ellos la situación de Matos, y que Cienfuegos le dijo que Matos debía ser ejecutado si había traicionado a la Revolución. Opina Alles Soberón que Cienfuegos era un incondicional de Fidel Castro y que habría hecho lo que éste determinara sin importar dónde estaba el bien o el mal, pero que no había dudas de que Cienfuegos tenía serias diferencias con Raúl Castro y Guevara.

Sin embargo, el ya fallecido comandante del Segundo Frente Nacional del Escambray, Lázaro Asencio, afirma en un artículo y en entrevista que concedió al autor, que Cienfuegos era comunista y que sus diferencias con Raúl Castro no fueron consecuencias de su defensa de Matos, sino porque Castro protegía a oficiales como el general Dermidio Escalona.

Continúa Asencio su relato planteando que un matrimonio que vivía en la Punta de la Bahía de Masio, cerca de Casilda, Trinidad, escuchó en horas de la tarde del 28 de octubre de 1959 una fuerte explosión y que vio que del cielo caía una bola de fuego a la vez que se oía el ruido de un avión. Apunta que cuando se conoció la declaración, el entonces capitán Osmany Cienfuegos viajó personalmente a Casilda para conducir a La Habana al matrimonio, del que no se volvió a saber. Afirma Asencio que conoció esta historia porque la pareja antes de ser trasladada, se lo comunicó a un funcionario de la Cruz Roja, quien a su vez se lo hizo conocer a él.

Asencio también comparte la idea de que el avión de Cienfuegos fue derribado por un Sea Fury y que la orden la impartió el comandante Félix Torres, quien la había recibido de los hermanos Castro. Agrega que el oficial José Paz, que conoció del informe de que un Sea Fury había descargado sus ametralladoras, murió en un accidente en la Vía Blanca, cuatro días después de desaparecer Camilo Cienfuegos.

Concluyó Asencio su relato recordando que, dos días después, se encontraba en la lancha de un pescador de nombre Juan, en la zona de Casilda, cuando avistaron una mancha de aceite y una almohada que presumiblemente pertenecían a la avioneta que buscaban. La información fue trasmitida de inmediato por radio. Una hora después se dijo que Cienfuegos había sido hallado vivo, lo cual determinó la suspensión de la búsqueda en toda la isla por varias horas, decisión que, en su opinión, "permitió borrar las pruebas de la caída en el Masio de la avioneta de Camilo Cienfuegos''.

Igualmente, Jaime Costa, comandante del Ejército Rebelde, atacante del cuartel Moncada y expedicionario del Granma, afirma que Camilo Cienfuegos fue asesinado en un lugar de la Ciénaga de por decisión de Fidel Castro y por instigación de Guevara, Raúl Castro y el Osvaldo Dorticós Torrado. Costa se encontraba en un avión que buscaba a Cienfuegos en compañía del comandante Juan Almeida, a la sazón jefe de la Fuerza Aérea de Cuba, cuando por orden de Fidel Castro se les ordenó aterrizar en Varadero, de donde fueron conducidos en automóvil hasta un punto de la Ciénaga de Zapata donde les esperaba Fidel Castro en compañía de otros altos dirigentes del gobierno.

Cuenta Costa que vio sobre la pista una avioneta igual a la que estaban buscando y era que Cienfuegos había aterrizado en ese lugar porque a su regreso a La Habana le informaron vía radio que Fidel Castro le esperaba en ese sitio. Según Costa, tanto él como Almeida, escucharon las discusiones en las que se destacaban las voces de Fidel y Cienfuegos, quien se defendía firmemente de las acusaciones de que había traicionado a la Revolución.

La discusión duró toda la noche, pero ya avanzada la madrugada escuchó disparos y vio cómo arrastraban los cuerpos de varias personas hacia la avioneta que millares de personas estaban buscando todavía.

Costa concluyó su relato reconociendo que aunque fue amigo personal de Cienfuegos, no pudo actuar en su defensa, decisión que aún hoy le afecta a pesar de los años transcurridos.

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Camilo-Cienfuegos-una-muerte-enigmatica-y-prematura-124501559.html

Un recuerdo torturante

Un recuerdo torturante

Un grupo de expresos políticos cubanos de la Primavera Negra se reunieron en la sede de los Municipios de Cuba en el Exilio en Miami, para rememorar las torturas a que fueron sometidos durante su encarcelamiento.

Manuel Vazquez Portal / martinoticias.com 24 de junio de 2011

Padecer una dictadura es ya una tortura, pensé mientras mis amigos del Grupo de recordaban sus penurias en las cárceles cubanas. No poder elegir mutila al ser humano. Y las dictaduras cercenan los derechos que son los órganos más sensibles de la vida.

El acto había sido preparado en Miami por los Municipios de Cuba en el exilio, para honrar a las víctimas por el Día Internacional contra la Tortura.

Jorge Luis García Tanquero, de voz afligida y recuerdos dolorosos, contó sobre la alimentación deficiente y el contaminada que les obligaban a consumir en las prisiones, Edel José García, quien aún se aterra ante los horrores del presidio, relató sus padecimientos de sin una atención médica adecuada, Carmelo Díaz rememoró los insomnios sobre una tosca litera plagada de insectos.

Resonó también la voz de Antonio Díaz Sánchez para narrar su impotencia frente a una horda de policías que revolcaba su casa y husmeaba en las habitaciones de sus hijas menores de edad sin el más mínimo pudor, cómo se lo llevaron esposado y cómo lo expusieron a largos interrogatorios bajo las punzadas de un acondicionador de aire en su temperatura mínima.

Ariel Sigler Amaya, quien fuera liberado sobre el sordo rumor de una silla de ruedas, afirmó que la parálisis temporal de sus piernas y la desnutrición que arruinó su aparato gástrico fue una tortura a largo plazo.

Yo los escuchaba y volvía a sentir el escozor de los insectos en mi piel, volvía a escuchar los alaridos de mi yeyuno hambriento, volvía a presenciar los ojos tristes de nuestros hijos despidiéndose al término de unas brevísimas visitas que no se repetirían hasta tres meses después, volvía a sentir el pavor que me invadía cuando nuestras esposas –vestidas de blanco- desafiaban a las fuerzas represivas cubanas en sus marchas por La Habana.

Me invadieron la memoria escenas grotescas en las que Próspero Gainza se cosía los labios para, desde un inhóspito calabozo de la penitenciaría de Boniato, pelear por su derecho de expresión; en las que Normando Hernández se deshidrataba de vómitos y diarreas sin que un médico viniera a por su alivio; en las que Antonio Villarreal dibujaba en la pared de su celda un Cristo enorme que lo protegiera y acompañara en la locura que ya enredaba sus pensamientos; en las que Juan Carlos Herrera se decoloraba bajo los efectos del vitiligo y un ardor infernal le infectaba la zona inguinal.

Los escuchaba y pensé que aunque las dictaduras modernas intentan no dejar huellas de sus torturas, las cicatrices que graban sobre la familia, el tiempo robado y el alma son indelebles y más dolorosas que la maceración de un testículo o el desgarramiento de una uña, porque mutilan el derecho de pensar diferente y de soñar con una vida en .

Tag: Represion, Tortura

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Un-recuerdo-torturante-124510619.html

Fires in Cuban Forests on the Rise,

Fires in Cuban Forests on the Rise

HAVANA , Cuba, Jun 24 (acn) The number of fires occurred in Cuban forests,from January through May, a critical period in the national campaign against forest fires, reached 695, a higher figure in comparison with the previous year. According to data from the Cuban National Rangers Department, during thissame period last year, they registered 322 forest fires, less than halfthan the present figure.

According to data from the Cuban National Rangers Department, during thissame period last year, they registered 322 forest fires, less than halfthan the present figure.

This source also pointed out that more than 90% of these fires are mainlycaused by human negligence, by poachers and fishermen, smokers andpasser-bys, and by drivers and operators of machines for agriculturalpurposes.

An official from that institution, Nurys Corona Rodriguez, mentioned thatthe first five months of the year are the hardest hit by agriculturaldraught, high temperatures, relative humidity, which are favorable climateconditions for fire.

Corona explained that last year there were 4,975 hectares affected,whereas this year there has been more than 18,400.

The places more seriously damaged were: Pinar del Rio, Sancti Spiritus,Ciego de Avila, Camaguey, Las Tunas, Holguin, Santiago de Cuba, theCienaga de (Matanzas), and the special municipality of the Isle ofYouth.

The direction of the National Rangers Department estimates that economicloses excelled the 10,400,000 Cuban pesos, a higher figure than in 2010(200,000).

The United Nations Environment Program (UNEP) affirms that more than 40million people have been affected by extreme temperatures, fire forests,draughts, storms and floods, in Latin America and the Caribbean, duringthe last decade.

http://www.cubanews.ain.cu/2011/0624fires-in-cuban-forests-on-the-rise.htm

Denuncian racismo cubano a ritmo de hip-hop

Denuncian racismo cubano a ritmo de hip-hop

El esfuerzo revolucionario no fue a la raíz de la discriminación racial existente.

Alberto Muller / martinoticias 24 de junio de 2011

Al triunfo de la revolución de 1959 -nadie puede dudar- que una serie de reformas y planes educacionales intentaron eliminar los trazos de racismo que existían en Cuba, como dice al académico afrodescendiente cubano Dimas Castellanos, desde La Habana.

Pero aparentemente el esfuerzo, según el académico, no fue a la raíz de la discriminación racial existente. Y eso explica, que a pesar de la prohibición de de que se hablara del tema por aquellos años de las décadas 60 y 70, por considerarlo 'contrarrevolucionario', en el recuento de medio siglo de la revolución transcurrida, la discriminación racial sigue vigente con ángulos precisos y agudos.

La situación de desigualdades raciales en Cuba se materializa en los trabajos, en los salarios, en las viviendas, en los barrios marginales, en las remesas del exterior, en las prisiones y en los cargos políticos o electivos de la revolución, como enfatiza el profesor Castellanos.

La naturaleza de las desigualdades presentes en el pais, expresado en la música hip-hop por resaltar injusticias, discriminaciones y necesidades, comprueba cotidianamente y sin subterfugios que la discriminación racial sigue doliendo como realidad social.

Los raperos cubanos han logrado un producto musical muy definido porque musicalizan y cantan las carencias del pueblo cubano, que son numerosas.

Escuchar el video 'Decadencia' en la voz de Raudal, su vocalista, es toda una oportunidad de escuchar los reclamos de que nos habla el académico negro cubano, Dimas Castellanos.

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Denuncian-racismo-cubano-a-ritmos-de-hip-hop-124494614.html

Solicitan 6 años de prisión para el opositor Ariel Arzuaga Peña

Solicitan 6 años de prisión para el opositor Ariel Arzuaga Peña

Está encarcelado desde el 24 de febrero de este año por presunto desacato a las autoridades

martinoticias.com 25 de junio de 2011

La Fiscalía de Bayamo pidió 6 años de prisión para el opositor pacífico, Ariel Arzuaga Peña, acusado de un supuesto delito de desacato a la autoridad. Está encarcelado desde el 24 de febrero de este año.

Modesta Peña Rojas, madre del opositor pacífico, declaró a Radio Martí que ella y su familia fueron maltratados y detenidos cuando asistían al juicio de su hijo.

Los problemas de Arzuaga Peña comenzaron el 23 de febrero de 2011 cuando se disponía a rendir homenaje al fallecido expreso político Orlando Tamayo. La policía política le prohibió abandonar su residencia, algo que él rechazo.

El opositor fue detenido en su casa poco después de haber llevado a su hijo mayor a la . Además, lo acusaron de querer asesinar a su hija de dos años, algo que él y su familia han rechazado.

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Solicitan-6-anos-de-prision-para-124539869.html

Ex prisioneros torturados cuentan su historia

Publicado el sábado, 06.25.11

Ex prisioneros torturados cuentan su historiaBRENDA MEDINA

A pesar de que ha pasado casi un año desde que fue liberado, Normando Hernández González aun sufre las secuelas de las torturas a las que fue sometido en una prisión cubana.

Con motivo del Día Internacional Contra la Tortura, sus compañeros del Grupo de , los opositores detenidos por el gobierno cubano durante la llamada Primavera Negra del 2003, recibieron un reconocimiento y dieron testimonio de sus historias durante un evento especial el viernes en Miami.

Pero Hernández González no pudo estar ahí porque tenía una cita médica.

Hernández González, de 41 años, llegó de España a Miami el 18 de mayo y desde entonces está recibiendo tratamiento médico para curar una severa crisis gastrointestinal que adquirió durante sus siete años y cuatro meses de prisión.

"Te puedo asegurar que antes de que me apresaran yo era un hombre completamente saludable y ahora mi organismo no asimila alimento", dijo Hernández González. "Algunas veces el dolor es tan fuerte que siento que se me rompe el estómago, me da diarreas y estreñimiento".

Hernández González era periodista en Cuba y fundó el Colegio de Periodistas Independientes de Camagüey. Fue apresado y condenado a 25 años de prisión por "atentar contra la integridad e independencia de la nación".

"Uno de los argumentos que usaron en el juicio en mi contra fue que yo estaba criticando la calidad del pan", dijo.

La primera prisión a la que fue llevado en el 2003 está localizada en la carretera Luis Lazo del kilómetro cinco, en la provincia de Pinar del Río.

Según Hernández González, el de toda el área alrededor de la prisión no es potable, a pesar de ser distribuida para consumo de la población. El bebió esa agua por ocho meses y desarrolló una infección estomacal.

"El médico dijo que me tenían que poner una dieta higiénica para que no pasara a mayores", dijo.

Pero la alimentación proporcionada en las cuatro cárceles a las que fue trasladado no puede ser descrita como higiénica.

"Me daban a comer algo que llamábamos 'el chorote', harina de maíz hervida y fría", narró Hernández González. "La peor era 'la burundanga' que eran viseras de res podridas hervidas con un olor tan apestoso que hasta los guardias que la distribuían tenían que cubrirse la nariz".

Testimonios como este fueron compartidos por 11 ex prisioneros políticos cubanos del Grupo de los 75 en una conferencia de prensa organizada por La Organización Municipios de Cuba en el Exilio y el Centro de Derechos Humanos.

El evento se llevó a cabo en La Casa de Los Municipios, localizada en el 4610 NW Seventh Street, en Miami.

En 1987 la ONU declaró el día 26 de Junio como Día Internacional Contra la Tortura. Cuba y fueron dos de las 105 naciones que ratificaron la convención.

Jesús Permuy, ex de los Municipios de Cuba en el Exilio y actual presidente del Centro de dijo que el propósito del evento es dar a conocer las historias del Grupo de los 75.

"Ellos representan una parte importantísima de la historia reciente del pueblo cubano y del exilio cubano y el mundo tiene que saber eso", dijo Permuy.

Jorge Luis González Tanquero viajó desde Tampa para asistir a la conferencia y compartir su testimonio de tortura.

González Tanquero, de 41 años, cumplió un total de siete años, siete meses y siete días en prisión. Los primeros 19 meses estuvo encerrado en una celda de castigo y solo lo sacaban a otra jaula a tomar el sol una hora al día, según su testimonio.

"El agua nos daba por los tobillos y por la humedad empecé a padecer de asma", narró. "Hice tantas crisis que perdí mis amígdalas pero tengo suerte porque a muchos les cortaron brazos y piernas y les arrancaron dientes".

González Tanquero contó que tuvo que enviar a su familia al exilio porque su hija de seis años estaba siendo marginada y su mujer atacada.

"Nosotros siempre denunciamos las cosas con nuestros nombres para que sepan que ya el pueblo no tiene miedo", dijo.

González Tanquero, quien volvió a reunirse con su familia años después, agradeció al exilio cubano por la ayuda que envían a Cuba.

Dijo que los teléfonos celulares que facilitan a los cubanos son una especie de armas en contra de las injusticias.

"En cuba siempre ha habido protestas pero ahora se sabe internacionalmente gracias a la tecnología", dijo González Tanquero. "Gracias a la comunicación que hay ahora con el exterior, el pueblo cubano sabe que hay apoyo de afuera entonces está despertándose y perdiendo el miedo".

Para Hernández González es muy importante reconocer y agradecer las historias de lucha de la gente en Cuba y en el Exilio que no tuvieron cobertura internacional.

"En Cuba hay gente peleando en contra del régimen desde siempre pero nadie escuchaba porque el mundo no estaba tan conectado y no había forma de sacar la información", dijo Hernández González. "Esas historias ahora han pasado a segundo plano y no es justo".

El dijo que si hubiera podido asistir a la conferencia a recibir su reconocimiento, se lo habría dedicado a esa gente.

"A aquellos que han luchado en contra del régimen desde 1959, y pagaron una cuota mucho mas alta que la nuestra".

http://www.elnuevoherald.com/2011/06/25/v-fullstory/967923/ex-prisioneros-torturados-cuentan.html

EEUU ENTRE MEJORES EMISORES DE TURISMO A CUBA

EEUU ENTRE MEJORES EMISORES DE A CUBA

LA HABANA, 25 (ANSA)- Canadá, Inglaterra e Italia fueron los mercados emisores más importantes de turistas a Cuba en 2010, y subieron en la lista , al octavo puesto, y Argentina al noveno según cifras oficiales. La Oficinal Nacional de Estadísticas publica en su edición actual en que los canadienses que pasaron vacaciones en este país el año pasado fueron 945.248, ingleses 174.343 e italianos 112.298, estos últimos desplazando a un cuarto puesto a los españoles. Los turistas de Argentina en 2010 en Cuba fueron 58.612, para un noveno puesto entre los mercados emisores. De acuerdo con esas estadísticas oficiales, durante el lapso analizado visitaron la isla como turistas 63.046 estadounidenses frente a 52.455 en 2009. Sin , el incremento podría detenerse si el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes en Washington logra revertir la llamada flexibilización de viajes y remesas a Cuba, que ordenó en 2009 el Barack Obama, según abogó la entidad este viernes. El diario oficial cubano Granma culpó a "la mafia anticubana de Miami" en el Congreso estadounidense de actuar "contra los viajes a Cuba. Quien propuso en el comité revertir la medida de Obama es un congresista nacido en Cuba, Mario Díaz Balart. GAT

25/06/2011 15:23

http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/notiziari/cuba/20110625152335281478.html

Son cinco los deportados cubanos en huelga de hambre en Málaga

España

Son cinco los deportados cubanos en huelga de hambre en MálagaAgenciasMálaga 25-06-2011 – 11:38 am.

Califican de 'infrahumanas' las condiciones de vida que les proporciona la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Cinco cubanos de una misma familia, acogidos en el centro de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en la ciudad de Málaga, iniciaron una huelga de hambre el viernes al no lograr alquilar un piso donde establecerse y tras sufrir incomodidades en las dependencias donde están desde abril, reportó EFE.

Entre los huelguistas están un expreso cubano, Carlos Martín Gómez, y su hermana Sabina, miembro de las .

Inicialmente, se había informado que solo Sabina Martín estaba en huelga de hambre.

Según explicó la mujer, que llegó a España en marzo pasado, tras el almuerzo del viernes los dos hermanos, el esposo, el hijo de ella y un sobrino iniciaron la huelga de hambre y desde entonces beben solo .

"Nos cansa aguantar tantas mentiras y vivir en condiciones infrahumanas: el polvo nos mata; hay muchas palomas enfermas y los cuartos donde estamos son muy chiquitos, en un cuarto de tres por tres estoy con mi esposo, mi sobrina y mi sobrino y no tengo intimidad", dijo.

Según Sabina Martín, los refugiados se sienten "engañados" desde que salieron de Cuba ya que les ofrecieron cosas y "no cumplen con nada de lo establecido".

"Lo único que quiero es pasar a un piso, no quiero seguir, ni yo ni mi familia, en el CEAR", dijo la mujer en otras declaraciones, a la agencia Europa Press. Añadió que no dejará la huelga "mientras no se haga justicia".

"La alimentación ha sido malísima y las condiciones en que vivimos también son muy malas", señaló Martín. Dijo que su marido tiene una infección en la piel, que según le han dicho es por el polvo del lugar.

"Me he sentido molesta y maltratada", declaró, y agregó que no pensó nunca salir de Cuba y encontrarse en esta situación.

Por su parte, el director del centro de la CEAR, José Manuel Mochón, precisó que uno de los huelguistas ha encontrado un futuro alojamiento que ya se está tramitando.

El director del centro de la CEAR agregó que mediante este programa para cubanos han pasado por el centro casi cien personas de más de veinte familias desde el pasado año, entre ellos otros expresos, y que en el centro hay solicitantes de asilo de otros puntos de origen.

Comentó que las instalaciones son las mismas en las que fueron atendidos otros usuarios y que se cubren las necesidades de alojamiento y manutención, entre otras. Destacó que en el centro hay grupos familiares de otro origen en "circunstancias que no son comparables" al tener menores ventajas.

http://www.ddcuba.com/derechos-humanos/5482-son-cinco-los-deportados-cubanos-en-huelga-de-hambre-en-malaga

Parte de la disidencia cuestiona la ‘actitud extremista del compatriota Díaz-Balart’

Viajes y remesas

Parte de la disidencia cuestiona la 'actitud extremista del compatriota Díaz-Balart'Michel SuárezMadrid 24-06-2011 – 11:14 pm.

Joe García: 'Esto sucede porque una inmensa mayoría del exilio no vota'Martha B. Roque: 'Las políticas de Obama no han dado ningún fruto'José Conrado: 'Que no se pongan límites a las relaciones entre cubanos'

Disidentes y exiliados cuestionaron este viernes la "actitud extremista" del congresista Mario Díaz-Balart, quien presentó una enmienda para revertir la flexibilización de viajes y remesas a Cuba que ordenó en 2009 el Barack Obama.

"Es un error la actitud extremista de nuestro compatriota (Mario Díaz-Balart), porque esa línea traerá más dolor al pueblo de Cuba", señaló en declaraciones a DIARIO DE CUBA el presidente de la Unidad Liberal de la República de Cuba, Héctor Palacios.

Según el expreso político y miembro del Grupo de , "volver a las políticas de (George W.) Bush, volver a aislar al pueblo cubano, es un grave error".

"Y el hecho de que los cubanoamericanos no tengan para venir a ver a su familia, es un error peor todavía", remarcó.

El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes aprobó el jueves la enmienda presentada por el legislador republicano, dentro del proyecto de ley de gastos para servicios financieros para el año fiscal 2012, que revoca la orden de Obama respecto a los viajes y remesas de cubanos con familiares en la Isla.

La normativa aún debe pasar por el pleno del Legislativo.

Desde La Habana, la opositora Martha restó importancia a la enmienda del comité y dijo que en estos momentos Obama "debe estarse cuestionando su política hacia Cuba desde 2009, y darse cuenta de que esto no ha dado ningún fruto".

"Baste decir que Alan continúa ", apuntó la expresa política.

En su opinión, que los cubanoamericanos disminuyan las remesas no es ni bueno ni malo, "en tanto la Isla está pasando una situación gravísima, que no tiene nada que ver con ni con el ".

En 2009, Cuba recibió unos 1.200 millones de dólares en términos de remesas, más de la mitad proveniente de Estados Unidos. Según la organización Diálogo Interamericano, unos 750.000 hogares reciben dinero del exterior.

Para el activista Dagoberto Valdés, las medidas de Obama "fueron correctas", por lo que derogarlas significaría "un paso atrás".

"Los son universales. No puedo tener un rasero para el derecho a viajar de los cubanos de la Isla y otro para los cubanoamericanos o americanos", afirmó el director de la revista Convivencia.

En la misma cuerda se pronunció el sacerdote José Conrado Rodríguez, para quien "lo que hay que hacer es favorecer los contactos entre los cubanos de dentro y de fuera".

"Yo pediría que no se pongan límites a las relaciones entre cubanos", señaló el párroco de la Iglesia Santa Teresita de Jesús, en Santiago de Cuba.

Exilio: Silencios y críticas

En Miami, la Fundación Nacional Cubano Americana evitó comentar la enmienda, mientras que el excandidato demócrata al Congreso, Joe García, acusó a Mario Díaz-Balart de "profunda ignorancia sobre la realidad de Cuba y el exilio".

"Quieren aferrarse al fracaso de una política", cuestionó García.

El expresidente del Partido Demócrata en el Sur de la Florida dijo que este viernes habló sobre el tema con la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

"Ellos (la administración) se opondrán a la enmienda, porque no cambiarán una política que ha sido exitosa", aseguró García.

Añadió que "estas cosas suceden" (la enmienda Díaz-Balart) "porque una inmensa mayoría del exilio, que piensa de otra manera, no vota".

"Y entonces la derecha actúa contra los intereses de la mayoría, contra el liderazgo de la disidencia interna", sentenció.

Marcelino Miyares, presidente del Partido Demócrata Cristiano de Cuba (PDC), calificó de "vergonzosa" la decisión del Comité de Asignaciones del Congreso.

"Creo muy lamentable que cubanos de aquí quieran echar el reloj hacia atrás en la política de aislamiento, que no distingue entre el Gobierno y el pueblo, que es quien ha sufrido las consecuencias de esa política", denunció el líder democristiano.

En Washington, el Cuba Study Group dijo en un comunicado que es "lamentable" que el representante Mario Díaz-Balart "continúe utilizando el sufrimiento de las familias cubanas como arma en la promoción de una política fallida en contra del régimen".

"La revolución cubana ha traído bastante sufrimiento a las familias y las autoridades de deben ofrecer una política que no contribuya a ese sufrimiento", señaló la organización que codirige Carlos Saladrigas.

El proyecto de ley aún tiene un largo camino que recorrer, ya que debe ser debatido y votado en el pleno de la Cámara de Representantes, y el Senado también tiene que estudiar su propia versión.

http://www.ddcuba.com/cuba/5478-parte-de-la-disidencia-cuestiona-la-actitud-extremista-del-compatriota-diaz-balart

Contra el relato oficial

Historiografía

Contra el relato oficialRafael RojasCiudad de México 25-06-2011 – 12:46 pm.

Los últimos libros de encarnan la decrepitud de la historia oficial cubana.

Castro.

Todos los regímenes políticos y todos los gobiernos, democráticos o no, apelan para su legitimación a una historia oficial. Esta última es resultado de un procesamiento de los consensos historiográficos por parte de las instituciones políticas, educativas y mediáticas de la esfera pública de cualquier país. En las democracias, naturalmente, las posibilidades de impugnación de las narrativas oficiales son mayores que en los regímenes autoritarios o totalitarios, ya que la de expresión y la autonomía jurídica de las instituciones culturales pluralizan la circulación de discursos históricos y limitan la construcción de relatos hegemónicos. El global adelgazamiento ideológico de los estados, que ha producido el fin de la Guerra Fría en las dos últimas décadas, hace más competido el mercado intelectual y, por tanto, más disputada la construcción de hegemonías de la memoria.

Incluso en un país como Cuba, donde persiste desde hace medio siglo un sistema político no democrático, es posible detectar algunos síntomas de ese adelgazamiento ideológico, aunque la ansiedad de legitimación simbólica siga siendo notable. En las dos últimas décadas, también en Cuba se han pluralizado los discursos públicos y, en el caso de la producción y circulación del saber histórico, esa creciente pluralidad se refleja en una mayor autonomía de la historiografía académica respecto a la historia oficial, y en una representación más incluyente y menos teleológica de los actores del pasado en las ciencias sociales. Como componente del aparato de legitimación, el relato oficial no ha desaparecido, pero poco a poco va reduciendo su esfera de influencia a la prensa, la radio y la televisión y pierde capacidad de reproducción en la educación superior y el campo intelectual.[1]

Bastante sintomático del debilitamiento de los mecanismos de legitimación histórica del régimen cubano es la cada vez mayor limitación del mismo, ya no a Granma, Juventud Rebelde, la Televisión Nacional o las editoriales del Consejo de Estado, sino al círculo de colaboradores personales de Fidel Castro. Mientras los historiadores académicos refundan una institución del antiguo régimen, la Academia de Historia de Cuba, y reclaman, con o sin ambivalencia, el concepto "tradicional" o inorgánico de "autonomía" para la misma, el partidismo histórico del discurso oficial se refuerza en el centro simbólico del poder: la persona de Fidel Castro. Los recientes libros La victoria estratégica (2010) y La contraofensiva estratégica (2010), escritos por el propio Castro con la colaboración de asesores históricos como Pedro Álvarez Tabío, Rolando Rodríguez y Katiushka Blanco, y editados por el Consejo de Estado, son la mejor prueba de la cada vez más limitada subsistencia de la historia oficial en Cuba.

Limitada subsistencia, por la cada vez menor receptividad de ese relato en los medios académicos e intelectuales, que hasta hace poco eran su principal correa de trasmisión. Pero subsistencia al fin, ya que esos libros, lo mismo que el todavía reciente Biografía a dos voces (2006) de Ignacio Ramonet, así como aquellas "reflexiones" que tratan de temas históricos, contienen la historia oficial cubana in nuce y son editados y subsidiados en cientos de miles de ejemplares y reproducidos por los principales medios de comunicación.

El excepcional rango de circulación que alcanzan esos documentos es suficiente para constatar su rol proselitista y pedagógico, su funcionalidad de constitución o preservación ideológica de una ciudadanía leal y, por tanto, de afianzamiento de la legitimidad por vías narrativas. Esa literatura oficial es la mejor prueba de que en Cuba, a diferencia de cualquier democracia, la Constitución y las leyes no son suficientes para garantizar la legitimidad y ésta debe ser constantemente abastecida por un relato hegemónico del pasado, que justifique la falta de libertades en el presente.

La historia in nuce

Dicho relato, tal y como aparece en sus textos, podría resumirse de la siguiente manera. Cuba fue colonia de España de 1492 a 1898 y a partir de ese año pasó a ser colonia de . Durante el siglo XIX los cubanos intentaron independizarse y el proyecto nacional más completo de aquella centuria, elaborado por José Martí, contempló, no solo la independencia de España, sino, también, de Estados Unidos, ya que "el Apóstol" advirtió que la soberanía de la Isla pasaría de manos, entre Madrid y Washington, si su revolución no triunfaba. Con la intervención norteamericana de 1898 se frustró aquel proyecto nacional, que intentó ser retomado por algunos líderes de los años 20 y 30, como el comunista Julio Antonio Mella y el socialista Antonio Guiteras —los dos políticos de la primera mitad del siglo XX más jerarquizados en esta genealogía.[2] Aquella revolución, que intentó retomar el proyecto de Martí también fracasó por obra de Estados Unidos, la oligarquía insular y políticos autoritarios o corruptos como Fulgencio Batista, Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás.

Así como los separatistas del siglo XIX debieron enfrentarse, no sólo a España y a Estados Unidos, sino a "corrientes reformistas, autonomistas y anexionistas", que no eran "revolucionarias", aquellos líderes de los años 20 y 30 tuvieron que enfrentarse al imperialismo, la dictadura de Machado, la oligarquía y los "pseudorrevolucionarios".[3] Estos últimos serían casi todos los políticos de origen antimachadista y de ideología liberal y democrática que conformaron gobiernos u oposiciones, entre 1940 y 1958, bajo las presidencias de Grau, Prío y Batista. En Biografía a dos voces, se hace una excepción con Eduardo Chibás, quien personifica la lucha contra la corrupción dentro de los límites de la "democracia burguesa", pero en la más reciente introducción a La victoria estratégica (2010), el juicio sobre aquella generación es tajante:

"Cuba no era un país independiente en 1953. Las ideas de Martí habían sido traicionadas por los políticos de la República. La mayoría de los revolucionarios antimachadistas o antibatistianos de los años 30 se habían vuelto pseudorrevolucionarios. El único partido que poseía una visión revolucionaria era el comunista pero estaba aislado. De ahí que era preciso lanzar un programa revolucionario por fuera de ese partido para ganar a la mayoría de la población y luego conducir un cambio revolucionario por la vía socialista."[4]

En todos estos textos se reitera el núcleo simbólico de la historia oficial, que no es otro que la ficción de que en Cuba solo ha existido una revolución, que estalló en octubre de 1868 y que, luego de varias frustraciones, triunfó el 1° de enero de 1959. A Ramonet se lo repite su célebre entrevistado, tautológicamente: "el 10 de octubre de 1868 es donde nosotros decimos que comienza —y yo lo dije—la Revolución".[5] En La victoria estratégica, se asegura, incluso, que desde 1953 aquellos líderes llegaron persuadirse de que la única manera de hacer que esa Revolución, secularmente frustrada, triunfase, era por medio de un proyecto marxista-leninista: "fue necesario comenzar de cero. Disponía ya desde que me gradué de bachiller, y a pesar de mi origen, de una concepción marxista-leninista de nuestra sociedad y una convicción profunda de la justicia".[6]

Ese comenzar de cero era la única manera de retomar el hilo de una historia cifrada, que debía desembocar en el socialismo. Solo que este último sistema no podía ser abiertamente defendido, dado el fuerte anticomunismo que Washington había trasmitido a la opinión pública de la Isla y que le restaba popularidad a la corriente comunista prerrevolucionaria.

La plasmación de un proyecto político no comunista, en todos los documentos del Movimiento 26 de Julio, en los pactos que firmó esta organización con otras de la oposición antibatistiana, como el Directorio Revolucionario o el Partido Auténtico, y en diversas cartas, artículos y declaraciones a la prensa nacional y extranjera del propio Fidel Castro, entre 1953 y 1960, es presentada en esta bibliografía, no como una orientación ideológica real de aquel movimiento, sino como una imagen de moderación, deliberadamente asumida por líderes comunistas que, para lograr sus fines, debían ocultarlos.

Expresidente Ramón Grau San Martín.En un pasaje sumamente revelador del segundo libro, La contraofensiva estratégica (2010), se sostiene que todos aquellos políticos antibatistianos que, de una u otra forma, se opusieron a ese proyecto socialista no declarado, entre 1953 y 1960, fueron borrados por la historia. A propósito de Ramón Grau San Martín, Carlos Márquez Sterling y otros líderes auténticos u ortodoxos que participaron, como opositores a Batista, en las elecciones de 1954 o 1958, Fidel afirma: "poco tiempo después de la derrota batistiana, en diciembre de 1958, nadie más se acordó de ellos. Las nuevas generaciones no han oído mencionar nunca sus nombres".[7] Que la ciudadanía de la Isla desconozca a esos políticos del pasado cubano no sólo no es malo sino que es inevitable, ya que los mismos, por oponerse al curso natural de la historia, fueron sepultados por ésta.

Recordables y olvidables

La historia oficial procede, pues, por medio de una selección ideológica y moral de los actores del pasado, en la que son recordados los que integran la genealogía del poder y caen en el olvido los que no forman parte de la misma. Dicho relato funciona, en buena medida, como una corte del Juicio Final, que decide la suerte de los sujetos históricos y los distribuye entre infierno y paraíso, memoria y olvido. La falta de correspondencia entre esa manera de historiar un país y los métodos académicos de la historiografía no podría ser más notable. Muy pocos historiadores serios, marxistas, liberales, postmodernos o de cualquier orientación ideológica o metodológica, estarían de acuerdo con clasificar a los actores de un pasado nacional en recordables u olvidables.

Pero más allá de esta incongruencia, la historiografía académica difícilmente podría aceptar otras premisas del relato oficial como la de la única revolución, entre 1868 y 1959, la del mismo proyecto nacional de José Martí a Fidel Castro o la de la ausencia de soberanía entre 1902 y 1959. Es indudable que la Enmienda Platt limitó la soberanía cubana entre 1902 y 1934 —año en que fue derogada— por medio del derecho de intervención de Washington en caso de guerra civil y de la subordinación a Estados Unidos de las relaciones internacionales de la naciente República. Pero, en aquellas tres décadas, el Estado cubano tampoco careció de toda autodeterminación en sus políticas internas y externas, como puede comprobarse, por ejemplo, durante los años en que Manuel Sanguily fue Secretario de Estado del José Miguel Gómez.

La historiografía académica producida dentro y fuera de la Isla da cuenta de que la vida social, económica, política y cultural de Cuba, entre 1902 y 1958, fue intensísima y no puede ser reducida al contexto de una colonia norteamericana. Durante las primeras décadas revolucionarias, la historiografía marxista intentó desarrollar el concepto de neocolonia que, por lo menos, matizaba el grado de dependencia de Estados Unidos durante aquel medio siglo. Sin , en las versiones más difundidas de la historia oficial, que son las que aparecen en los textos comentados, esa matización es abandonada por la identidad entre el pasado prerrevolucionario y el estatuto colonial, que niega toda capacidad de agencia a los actores políticos republicanos.

Comenzar de cero implicaba, para los líderes históricos de la Revolución, un nuevo diseño del calendario nacional a partir, precisamente, de un año cero: 1959. Todo lo sucedido antes de ese año, salvo aquello que sirviera de anuncio o profecía, debía ser referido al pasado colonial y, por tanto, capitalista, burgués, corrupto y "prenacional" de la Isla. Con la Revolución comenzaba, propiamente, la fundación del Estado y sus líderes eran, ni más ni menos, los padres fundadores de la "verdadera nación". La difusión mundial que en el último siglo ha alcanzado esa premisa, que desde el punto de vista de las ciencias sociales o la historia política podemos calificar como "falsa", solo puede explicarse por medio del mito. Un mito que, como todos los mitos, no es lo contrario de la realidad sino la hiperbolización de un aspecto de la realidad.

Fueron muchos los intelectuales cubanos, latinoamericanos, europeos o norteamericanos que, en las tres primeras décadas del socialismo, contribuyeron a la escritura de esa mitología. Jean-Paul Sartre, Charles Wright Mills, Ezequiel Martínez Estrada, Eduardo Galeano, Cintio Vitier o Roberto Fernández Retamar serían solo algunos nombres. Dentro de la Isla, buena parte de la historiografía académica y el ensayo político (Julio Le Riverend, Jorge Ibarra, Ramón de Armas, Oscar Pino Santos, Lionel Soto, Francisco López Segrera, Fernando Martínez Heredia, Pedro Pablo Rodríguez…) también intervino en el apuntalamiento de la ficción de una revolución única, en la estigmatización del período republicano o en el acoplamiento doctrinal entre José Martí y el marxismo-leninismo. Una versión simplificada y burocrática de las ideas de estos autores pasó al lenguaje de ideólogos y dirigentes del gobierno y el Partido Comunista de Cuba.

En las dos últimas décadas, esa formación discursiva ha ido perdiendo, gradualmente, fuerza y sofisticación, en buena medida porque algunos de sus impulsores se han acercado a la historiografía crítica. Es por ello que en Biografía a dos voces, La victoria estratégica y La contraofensiva estratégica la historia oficial aparece ya como una caricatura de sí misma. Una caricatura en la que la personalización de la historia cubana se acentúa por el tono autobiográfico que predomina en los tres libros mencionados. Fidel Castro, que es un actor del pasado, carece, naturalmente, de la objetividad del historiador y sus juicios sobre Manuel Urrutia, Huber Matos o Carlos Franqui, por poner solo tres ejemplos, poseen una textura inadmisible en el lenguaje académico.[8] Las nuevas generaciones de aspirantes a historiadores oficiales son, por lo visto, incapaces de producir obras equivalentes a las de sus antecesores de los 60, 70 y 80 y prefieren convertir las parciales memorias del líder en libros de texto de la "verdadera historia patria".[9]

Integración y exclusión

Un buen ejemplo de la fragilidad con que actualmente se proyecta la historia oficial es la categoría "Personajes históricos de Cuba" de la así autoconcebida "wikipedia cubana", Ecured. Que dos dictadores como Gerardo Machado y Fulgencio Batista sean llamados dictadores es comprensible, aunque no lo es tanto que sus breves períodos de gobierno solo representen miserias para Cuba. Pero que líderes civiles, democráticamente electos, como Alfredo Zayas, Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás, sean reducidos a "presidentes de la república neocolonial cubana", que promovieron la "corrupción, la injerencia, el soborno y el gangsterismo", no es contribuir al conocimiento histórico de un país sino propagar caricaturas y estereotipos.

La categoría "Personajes históricos de Cuba" responde a un criterio tan caprichoso y, con frecuencia, tan injusto de selección que ningún historiador medianamente serio podría admitir. ¿Por qué en la misma aparecen José Antonio Saco y Enrique José Varona y no Jorge Mañach o Fernando Ortiz? ¿Por qué se juzga subjetivamente y sin el menor respaldo documental la "falta de tacto", el "oportunismo", "el conservadurismo" o la "confusa actuación" de Manuel Urrutia Lleó, primer jefe de Estado de la Revolución en 1959? ¿Por qué tantos líderes religiosos y cívicos, involucrados en la oposición pacífica a la dictadura de Batista, muchos de los cuales a partir de 1957 o 1958 apoyaron a Fidel Castro y el Ejército Rebelde, siguen siendo invisibilizados?

¿Por qué figuras importantes del movimiento autonomista del siglo XIX, como Rafael Montoro, Eliseo Giberga o Rafael María de Labra —quien fue más republicano y abolicionista que muchos separatistas de su generación—, o del anexionista, como José Ignacio Rodríguez y Néstor Ponce de León, no son "personajes de la historia de Cuba"? ¿Por qué se borran, incluso, líderes de la Revolución de 1959, como los comandantes Huber Matos y Humberto Sorí Marín, del Movimiento 26 de Julio, y Rolando Cubela, del Directorio Estudiantil Revolucionario? ¿Por qué sigue viviendo en el limbo de la historia nacional una personalidad tan influyente en la vida política cubana entre 1940 y 1959, como Carlos Márquez Sterling, Presidente de la Asamblea Constituyente de 1940 y opositor pacífico a la dictadura de Batista?

Las inclusiones y exclusiones de Ecured reflejan con lealtad la idea de la historia que, personalmente, posee Fidel Castro y que es la que, en el último medio siglo, se ha trasmitido a las instituciones culturales y educativas de la isla. Es la idea que se plasma, por ejemplo, en dos artículos recientes aparecidos en Granma, Juventud Rebelde, Cubadebate, La Jiribilla y otras publicaciones oficiales, titulados "La batalla de Girón I y II". Aquí Castro reitera el principio de que la insurrección por él encabezada contra la dictadura de Batista, entre 1957 y 1958, y la resistencia a la invasión de la Brigada 2506, por Bahía de Cochinos, en la primavera de 1961, respondieron a una misma meta: defender la "independencia y la justicia que durante casi un siglo había buscado el pueblo cubano".[10]

Castro enmarca, por tanto, el triunfo de enero del 59 y la derrota del grupo invasor en abril del 61 dentro de un mismo ciclo histórico, iniciado con la intervención de Estados Unidos en la guerra hispano-cubano, en 1898, el "engaño" de la Joint Resolution, el Tratado de París, el desarme del Ejército Libertador y la Enmienda Platt. Poco importa que esta última hubiera sido abolida en 1934 —dato que Castro deliberadamente ignora con frecuencia— ni que la documentación política del Movimiento 26 de Julio y el propio texto de La historia me absolverá (1954) no identificaran la lucha contra la dictadura de Batista con aquella epopeya secular por la independencia de Cuba. En la memoria ideológica de Castro la oposición armada al régimen autoritario de Batista se metamorfosea en una cruzada política contra la República:

"Nosotros no disponíamos de un ejército nacional en nuestro país. Al finalizar lo que los historiadores en Cuba denominaban la Tercera Guerra de Independencia —en la que el ejército colonial español derrotado y exhausto solo podía conservar ya, a duras penas, el control de las grandes ciudades—, la metrópoli arruinada, a miles de millas de distancia, no podía mantener una fuerza casi igual a la de Estados Unidos en , al final de la guerra genocida que llevó a cabo en esa antigua colonia francesa. Es en aquel momento que Estados Unidos decide intervenir en nuestro país. Engaña a su propio pueblo, al de Cuba y al mundo, con una declaración conjunta en la cual se reconoce que Cuba, de hecho y de derecho, debía ser libre e independiente. Firma en París un acuerdo con el gobierno colonial y vengativo de la España derrotada, y desarma al Ejército Libertador mediante soborno y engaño. Con posterioridad, se le impone a nuestro país la Enmienda Platt, la entrega de puertos para uso de su armada, y se le otorga la supuesta independencia, condicionada por un precepto constitucional que le concedía al gobierno de Estados Unidos el derecho a intervenir en Cuba. Nuestro valeroso pueblo luchó en solitario, tanto como el que más en este hemisferio, por su independencia frente a la nación que, como expresó Simón Bolívar, estaba llamada a plagar de miseria a los pueblos de América en nombre de la libertad. En Cuba había un ejército entrenado, armado y asesorado por Estados Unidos. No diré que nuestra generación posea más mérito que alguna de las que nos precedieron, cuyos líderes y combatientes fueron insuperables en sus luchas heroicas. El privilegio de nuestra generación fue la oportunidad de probar, por azar más que por méritos, la idea martiana de que 'un principio justo desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército'".[11]

No hay en todo el escrito de Fidel Castro sobre Girón el menor intento de distinguir las distintas fases de la historia republicana (1902-1958) ni de discernir entre la lucha en la Sierra Maestra contra la dictadura de Batista y la construcción del socialismo a partir de 1961. Cualquier periodización política elemental, a partir de la cultura, la mentalidad o los intereses de actores históricos concretos, es inconcebible dentro de la fantasía de una isla llamada a derrotar un imperio. El "principio justo", que en José Martí representaba el fin del régimen colonial y esclavista español y la construcción de una república democrática, desde las ideas e instituciones de fines del siglo XIX y principios del XX, es asimilado en esta mitología a la misión providencial de la resistencia a Estados Unidos y el advenimiento del comunismo.

Del pueblo metahistórico a la memoria del caudillo

En cualquier democracia contemporánea las distancias entre los usos personales de la historia de un estadista y la escritura y difusión de la historia divulgativa y profesional suele ser suficientemente holgada. En el caso de Cuba, sin embargo, donde Fidel Castro, desde su retiro, sigue jugando un rol protagónico dentro del aparato de legitimación simbólica, no es así. Los escritos de Castro son capítulos visiblemente ubicados en el centro de una discursividad histórica oficial, que se reproduce en los medios de comunicación electrónicos e impresos, en las instituciones de educación primaria, secundaria y —en menor medida— superior e, incluso, en una zona ortodoxa de las ciencias sociales.

Esos resortes simbólicos del poder llegan a familiarizarse tanto con la sintonía entre historia nacional y memoria personal de Castro que, con frecuencia, se pierde la separación entre ambas. La saludable distinción entre memoria e historia, recomendada por Paul Ricoeur, Pierre Nora y otros historiadores contemporáneos para cualquier ciudadano o para la república misma, se deshace en el relato fidelista de la historia. Un relato construido por quien ejerció la jefatura del Estado cubano por casi medio siglo y que todavía hoy abastece parte considerable de la simbología oficial.

En la segunda parte del ya citado texto La batalla de Girón (2011), Castro recurre a la documentación reunida por el historiador oficial Pedro Álvarez Tabío, en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado de la Isla, para narrar la "verdadera historia" de los sucesos de abril de 1961. Sin embargo, esa "verdadera historia" no es más que el conjunto de mensajes que el propio Castro intercambió con la oficialidad cubana mientras dirigía la defensa contra el desembarco de la brigada de exiliados cubanos por las costas de Playa Larga y Playa Girón. En un momento del relato, Castro confiesa: "es difícil escribir sobre los acontecimientos históricos cuando muchos de los protagonistas principales han fallecido o no están en condiciones de testimoniar sobre los hechos".[12]

Para Castro, por tanto, la historia es memoria o, más específicamente, testimonio. No de los ciudadanos o las comunidades que reproducen diariamente la vida social sino de los líderes revolucionarios que, con visión cesarista o napoleónica, supieron "interpretar" las claves de su tiempo y conducir a la nación a su destino.

¿Qué tiene que ver esta idea caudillesca de la historia con Marx, con Engels o con filósofos e historiadores marxistas del siglo XX como Walter Benjamin o Eric Hobsbawm? Nada. La idea fidelista de la historia cubana, que transcriben no pocos historiadores oficiales de la isla que se autodenominan "marxistas", es, en todo caso, un eco apagado de la filosofía heroica de la historia decimonónica, que defendieron pensadores románticos como Thomas Carlyle o Ralph Waldo Emerson, y que hicieron popular, en el pasado siglo, biógrafos como Emil Ludwig o Stefan Zweig.

A diferencia de Lenin, Stalin, Mao o cualquier otro líder comunista del siglo XX, incluido, por supuesto, el Che Guevara, Fidel Castro no asimiló nunca el pensamiento marxista. Sus apelaciones al mismo, durante el periodo soviético sobre todo, fueron impostadas, exteriores: una reiteración mecánica de conceptos, en la que la propia oratoria personalísima de Castro se desdibujaba. El verdadero punto de conexión intelectual de Castro con el estalinismo o el maoísmo no ha sido la teoría marxista sino el culto a la personalidad. Una vulgar exaltación de sí, compatible con el meollo mesiánico y maniqueo del nacionalismo revolucionario y con la embrutecedora metafísica del único marxismo que ha circulado libremente en Cuba en el último medio siglo: el soviético.

En escritos políticos y discursos memorables del joven Fidel, como La historia me absolverá (1954) o la Primera Declaración de La Habana (1960), el sujeto de la historia de Cuba era el "pueblo" metahistórico, siempre dado, idéntico e inmutable, que se había levantado en armas contra el colonialismo español en 1868 y 1895, contra la dictadura de Machado en 1933 y contra la de Batista en 1959. En la idea del devenir nacional del anciano Castro, plasmada en las "Reflexiones", el sujeto de la historia es el propio líder, toda vez que su memoria personal se ha confundido, irremediablemente, con la trama del pasado. Poco a poco la historia oficial cubana experimenta un desplazamiento similar: su sujeto ya no es el pueblo sino el caudillo: Fidel.

Legitimidad y oposición

Una de las características de las dos últimas décadas postcomunistas es que mientras esa historia oficial se caricaturiza en los medios de comunicación y se abandona en el campo intelectual y académico, la oposición al gobierno cubano se vuelve mayoritariamente pacífica y desecha la confrontación de la ilegitimidad del régimen. La mayoría de los opositores, desde luego, piensa que el gobierno cubano es ilegítimo, desde el punto de vista democrático, pero no se enfrenta al mismo como si se tratara de un régimen de facto que debe ser derrocado por la fuerza. Pudiera afirmarse la paradoja de que, en los últimos años, cuando la legitimidad jurídica del Estado logra imponerse más claramente, la legitimidad ideológica del socialismo, basada en la historia oficial, experimenta su mayor agotamiento.

La paradoja nos devuelve a la relación entre legitimidad e historia, anotada al inicio de este ensayo. La historia oficial, como discurso de legitimación de un régimen no democrático, cumple, entre otras funciones, la de mantener viva, en la memoria ciudadana, la guerra civil, la stasis, es decir, la fractura de la comunidad provocada por el orden revolucionario. De ahí que en ese discurso sean tan frecuentes la clasificación de los sujetos del pasado en amigos y enemigos, héroes y traidores, patriotas y antipatriotas, y la conexión genealógica entre estos y los partidarios u opositores del régimen en el presente. Una vez que los opositores abandonan la stasis y contraponen pacíficamente a la legitimidad totalitaria una legitimidad democrática, la historia oficial comienza a perder receptores y, lo que es más grave, comienza a perder el respaldo de la historiografía académica, que le servía de caja de resonancia.

Dado que la falta de democracia en Cuba continuará por algún tiempo, no habría que descartar que el debilitamiento de la historia oficial se incorpore a las tácticas de normalización del totalitarismo que aplica la élite del poder. En foros académicos internacionales, por ejemplo, ya se escuchan voces oficiales que aseguran que en Cuba no existe una historia oficial sino un conjunto de interpretaciones marxistas del pasado. Lo cual es cuestionable, por lo menos, en tres sentidos: la historia oficial sí existe —como prueban las publicaciones históricas del Consejo de Estado—, dicha historia no es marxista sino burdamente nacionalista y algunos de los marxistas serios que quedan en la Isla no suscriben el relato hegemónico de esa historia oficial.

El fenómeno de la decadencia de la historia oficial cubana debería ser estudiado como parte de la recomposición del campo intelectual que se está viviendo, actualmente, dentro y fuera de la Isla. Es difícil, tan siquiera, sugerir que dicha recomposición tenga alguna incidencia directa en la producción de un cambio político o una transición a la democracia. Ese tipo de fenómenos parecen ser más característicos del prolongado fin de un régimen que del surgimiento de uno nuevo. Podemos asegurar, sin embargo, que la reescritura de la historia cubana ya comenzó, aunque sus principales aciertos permanezcan inaccesibles a la mayoría de los ciudadanos de la Isla. Solo cuando esa reescritura de la historia logre constituir un público en la Isla, la pluralización de la memoria se volverá tangible y favorecerá la democratización cubana.

[1] Para un recorrido por la historiografía crítica reciente, dentro y fuera de la isla, ver mi capítulo, "El debate historiográfico y las reglas del campo intelectual en Cuba", en Araceli Tinajero, Cultura y letras cubanas en el siglo XXI, Madrid, Iberoamericana/ Vervuert, 2010, pp. 131-146.

[2] Ignacio Ramonet, Fidel Castro. Biografía a dos voces, Barcelona, debate, 2006, pp. 65-78.

[3] Ibid, p. 29.

[4] Fidel Castro. La victoria estratégica, La Habana, Consejo de Estado, 2010.

[5] Ignacio Ramonet, Op. Cit, p. 32.

[6] Fidel Castro, Op. Cit.

[7] Fidel Castro, La contraofensiva estratégica, La Habana, Consejo de Estado, 2010.

[8] Ignacio Ramonet, Op. Cit, pp. 518-519.

[9] Enrique Ubieta, "Los héroes y la historia total", Cubadebate, 25/ 10/ 2010.

[10] Fidel Castro, "La batalla de Girón", I, (15/ 4/ 2011).

[11] Ibid.

[12] Fidel Castro, "La batalla de Girón". II (25/ 5/ 2011).

—————————————————Este ensayo pertenece al volumen El otro paredón. Asesinatos de la reputación en Cuba (Eriginal Books LLC, Miami, 2011).

http://www.ddcuba.com/cultura/5439-contra-el-relato-oficial

El Gobierno intenta reanimar el sector citrícola con una inversión de 200 millones

El Gobierno intenta reanimar el sector citrícola con una inversión de 200 millonesAgenciasLa Habana 25-06-2011 – 11:39 am.

La exportación de cítricos cayó en un 80 por ciento en las últimas dos décadas. El tiro de gracia lo ha dado una plaga conocida como 'dragón amarillo'.

El gobierno intenta reanimar el sector citrícola de la Isla con un plan intensivo que prevé una inversión de 200 millones de dólares, informa la AFP.

El programa, basado en un modelo de agricultura intensiva (mayor rendimiento por área), desarrolla "nuevas siembras" y prevé una inversión de "entre 150 y 200 millones de dólares" en los próximos 12 años, declaró a la AFP Luis Alberto Torres, director técnico del estatal Grupo Empresarial Frutícola (GEF).

Torres precisó que el plan, que comenzó a prepararse en 2008, prevé la introducción de variedades más resistentes a las plagas, el cultivo intercalado de otras frutas, y un mayor estímulo a los agricultores.

En los mercados de la Isla suelen verse sólo de tres a cuatro tipos de fruta, generalmente guayaba, plátano, piña y fruta bomba (papaya). Algunas frutas tropicales incluso son desconocidas por los cubanos más jóvenes, como el marañón o el níspero. Hoy empiezan a aparecer.

"Yo estoy embullado (entusiasmado). Este año vendimos por primera vez 40 toneladas de aguacates a Canadá", dijo el campesino Leonardo García, de 35 años, quien con siete hombres atiende 25 hectáreas de la cooperativa 14 de Noviembre, una de las 46 fincas de la empresa de Cítricos Ceiba, en Bauta, en la provincia de Artemisa.

Con más de 112.000 hectáreas de cítricos (cultivo extensivo), Cuba alcanzó en 1990 el récord de un millón de toneladas, sobre todo de naranjas y toronjas, que vendía frescas a la ex Unión Soviética y a los países de Europa del Este.

La desintegración de la URSS en 1991 dejó a Cuba sin sostén económico. El sector agrícola, además de perder abruptamente un mercado seguro, se quedó sin suministradores de fertilizantes y tecnologías.

A esto se sumaron el agotamiento de las plantaciones, algunas con más de 35 años de explotación, que las hizo más vulnerables a las plagas, el mal manejo del cultivo, los huracanes, la sequía y el recrudecimiento del de , según las autoridades.

Tiro de gracia al sector

Cuba exportaba en 1988 unos 170 millones de dólares en cítricos. Hoy, con 40.000 hectáreas citrícolas, vende en el exterior de 20 a 30 millones en jugos concentrados y aceites esenciales para cosmética, y otros 60 millones en el mercado interno, de acuerdo con el GEF.

El tiro de gracia al sector lo dio la bacteria Huang Long Bing (HLB, "dragón amarillo"), oriunda de China, que provoca la caída anticipada del fruto, explicó el ingeniero José Pérez.

"Se está difundiendo en las principales regiones citrícolas del mundo y el que no la tiene la tendrá", dijo Pérez, quien precisó que la plaga llegó a la Isla en 2007 y encontró "un centro geriátrico (plantaciones envejecidas)" para su rápida propagación.

Pérez, quien labora en Cítricos Ceiba —una de las principales empresas citrícolas de la Isla— sostiene que vencerla es un duro reto para los planes del GEF.

"Si hay una planta sana, riego y fertilizantes, se puede convivir con el dragón, como sucede con el . Por eso es imprescindible la renovación de los campos", comentó.

http://www.ddcuba.com/cuba/5480-el-gobierno-intenta-reanimar-el-sector-citricola-con-una-inversion-de-200-millones

La hermana de un expreso desterrado se declara en huelga de hambre

España

La hermana de un expreso desterrado se declara en huelga de hambreAgenciasMálaga 24-06-2011 – 7:02 pm.

Sabina Martín ha criticado las condiciones 'infrahumanas' en las habitaciones de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado de la ciudad de Málaga.

Sabina Martín, hermana del expreso político Carlos Martín, inició el jueves una huelga de hambre, después de que, a su juicio, no se hayan cumplido ni se pongan "soluciones" a las promesas que le realizaron antes de llegar a España, reportó Europa Press.

Martín ha criticado las condiciones "infrahumanas" en las habitaciones de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) de Málaga (región de Andalucía, sur de España), donde actualmente está alojada con su familia.

"Lo único que quiero es pasar a un piso, no quiero seguir, ni yo ni mi familia, en el CEAR", ha sentenciado, al tiempo que ha aclarado que no dejará la huelga "mientras no se haga justicia".

"Quiero que se dé las condiciones de vida que se me ofrecieron cuando salí de Cuba trasladada a España, porque todo fue una mentira y un engaño, nada de lo que se nos ofreció lo hemos visto", dijo.

La familia, compuesta por unas 10 personas, llegó el 18 de marzo desde Cuba hasta Madrid, donde estuvieron un mes, para, posteriormente, ser trasladados a Málaga.

"La alimentación ha sido malísima y las condiciones en que vivimos también son muy malas", señaló Martín, que además ha explicado que en un cuarto viven cuatro personas, una menor de 13 años, y además su marido tiene una infección en la piel, que según le han dicho es por el polvo del lugar.

"Me he sentido molesta y maltratada", dijo, y afirmó que no pensó nunca salir de Cuba y encontrarse en esta situación.

http://www.ddcuba.com/derechos-humanos/5473-la-hermana-de-un-expreso-desterrado-se-declara-en-huelga-de-hambre

Google Adsense

Calender

June 2011
M T W T F S S
« May   Jul »
  1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30  

Google Adsense

Meta