News and Facts about Cuba

Dos millones, ¿y qué?

Dos millones, ¿y qué?

Jueves, 06 de Septiembre de 2012 13:50

Escrito por Jorge Olivera Castillo

Cuba actualidad, Habana Vieja, La Habana, (PD) No aparecen los remedios

para aliviar, y mucho menos curar, las múltiples enfermedades que padece

el socialismo de estirpe estalinista que languidece en Cuba, lenta e

inexorablemente, a sus casi cincuenta y cuatro años de existencia.

Los logros que se anuncian cada semana para desvirtuar el curso de la

decadencia más bien semejan fuegos artificiales.

El fondo de las gavetas y los sitios más recónditos de la memoria siguen

siendo los nichos donde se pudren los razonamientos más sensatos para

rescatar al país de los tentáculos de la mediocridad y los nudos

gordianos del estancamiento.

Las perspectivas obligan a inclinar la balanza a favor del pesimismo. La

clase política que detenta el poder real se resiste a abandonar sus

tesis, comprobadamente ineficaces, para dejar atrás los fantasmas del

fracaso; una tropa que mortifica sin descanso a un sistema que simuló

ser la réplica del paraíso en la tierra.

En sus postrimerías, y a efectos de una contabilidad sin manipulaciones,

el balance es favorable a la trompetilla como homenaje, o la desilusión

en la mejor definición del término, como posturas ante las ruinas

materiales y morales desperdigadas por toda la isla.

Ahora se presenta una nueva oportunidad para hacer creer que se avanza a

buen paso por los caminos de unos éxitos tan cuestionables como las

monsergas de las nigrománticas que en las inmediaciones del Capitolio

Nacional cazan decenas de incautos semana tras semana.

¿De qué sirve enterarse de que el pasado 27 de agosto se alcanzó la

cifra de 2 millones de turistas que visitaron a Cuba en lo que va del

2012 y que esta actividad aporta cada año a la economía nacional

ingresos superiores a los 2 500 millones de dólares?

Esos dineros chocan con la atrofia institucional y terminan

difuminándose en corruptelas y planes absurdos que perpetúan una visión

distorsionada de las urgentes necesidades para detener lo que puede

culminar en una catástrofe de proporciones que superen los estimados más

modestos.

No es la primera vez que insisto en la pertinencia de desprenderse de

conceptos estereotipados que han demostrado su nulidad al amparar

soluciones especulativas, parciales, o que, en el mejor de los casos,

tras un breve tiempo de efectividad culminan bajo el peso mastodóntico

de un estado que rehúsa compartir su hegemonía.

Esas multimillonarias sumas provenientes del , que en este caso

ocupan el segundo lugar, tras la venta de servicios profesionales al

exterior (6 000 millones anuales), pasarán inadvertidas entre una

población condenada a enfrentar la imparable decadencia de los

servicios, la inflación, el desabastecimiento, los bajos salarios y toda

una gama de factores que compulsan a la alienación en sus diversas

variables.

Sobre el tablero de las reformas que se implementan o se discuten,

tienen que estar importantes temas políticos y sociales, y valga decirlo

sin condescendencias, que no desde un punto de vista marginal.

Aparte de profundizar en los cambios económicos, es pertinente la

legitimación de los derechos ciudadanos ante un gobierno que no da

tregua en sus políticas de acoso, prohibiciones y encarcelamientos por

razones no solo de naturaleza política.

Sin aumentar los niveles de inversión extranjera, modernizar los

mecanismos de distribución, descentralizar una serie de actividades que

pertenecen al ámbito de las libertades individuales (viajar al exterior

sin la venia de los funcionarios de inmigración, criticar al gobierno,

fundar una agrupación al margen de instituciones oficiales, entre

otras), serán ilusorias las oportunidades de interrumpir la sucesión de

fiascos, con la excepción de los mecanismos represivos que conservan su

eficacia, gracias a las generosas asignaciones financieras recibidas

cada año.

Que se eleve el número de visitantes foráneos no quiere decir que el

nivel de vida de los cubanos tendrá un ascenso notable a partir de las

recaudaciones por este concepto.

Ni aunque este número se triplicara habría garantías de que esto

sucediera. Mientras tanto, la burocracia y la élite de poder añaden

dígitos a sus fortunas.

La corrupción marcha viento en popa y a toda vela sin que aún alcance

niveles que amenacen con derrumbar la arquitectura ideológica del

partido-gobierno.

Para que la situación no se salga de control, de vez en vez, se procede

a puntuales medidas ejemplarizantes contra funcionarios de nivel bajo y

medio.

La cúpula y sus más cercanos colaboradores siguen en pleno disfrute de

lo mejor del capitalismo dentro de un sistema no apto para calificativos

decentes.

Esos dineros que se evaporan del tesoro nacional ya tienen sus destinos

predeterminados. No solamente se puede pensar en las cajas fuertes. Hay

otros sitios más seguros alrededor de este mundo tan complejo.

Para Cuba actualidad:

http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/5125-dos-millones-iy-que-.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
September 2012
M T W T F S S
« Aug   Oct »
  1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cubaverdad on Twitter
Tweets by @Cubaverdad
Archives
Meta