News and Facts about Cuba

Hoy tenemos dos problemas: qué vamos a cocinar, y con qué

“Hoy tenemos dos problemas: qué vamos a cocinar, y con qué”
Las ollas arroceras, ollas Reina, hornillas eléctricas, calentadores y
las ponderadas jarras para hervir , conocidas popularmente como “las
jarritas del comandante”, bien poco duraron
lunes, diciembre 22, 2014 | Gladys Linares

LA HABANA, Cuba. -Al que le queden dudas de que el programa de la
revolución energética en el hogar -otra de las “geniales” ideas del
comandante en jefe- fue un fracaso total, tiene la prueba en la cantidad
de electrodomésticos en desuso que fueron a parar al cementerio de la
cacareada revolución, como las ollas arroceras, ollas Reina, hornillas
eléctricas, calentadores y las ponderadas jarras para hervir agua,
conocidas popularmente como “las jarritas del comandante”, que bien poco
duraron.

A millones de personas les quitaron la cuota de queroseno, y con ello
desaparecieron las cocinas “Pike”, así como otras de construcción
artesanal. Todos estos fogones nos eran tan familiares, por los años que
los utilizamos en nuestros hogares, que hasta aprendimos a arreglarlos.
Casi siempre teníamos guardadas piezas de repuesto que vendían los
artesanos a precios módicos. Si nos quitaban la electricidad o el gas
todo el día, como sucedía con tanta frecuencia, o si había un ciclón,
ahí estaba la “Pike”. No nos quedábamos sin cocinar.

A propósito de la escasez de piezas de repuesto para los equipos de
cocción me decía Manolo Suárez, residente en Arroyo Naranjo: “Hoy
tenemos dos problemas: qué vamos a cocinar, y con qué”. Pero los cubanos
estamos habituados a improvisar, y así el carbón, que a principios de la
década del 50 fue sustituido por las cocinas de gas, electricidad,
petróleo y sus derivados, ha vuelto a ocupar un lugar fundamental en no
pocas casas cubanas, por ser más barato que la balita de gas liberado
(que cuesta 120 pesos, más los 400 del alquiler del recipiente), y es
relativamente fácil de obtener con los cuentapropistas que lo producen y
lo venden.

Antes de 1959 el carbón vegetal se producía fundamentalmente en las
zonas cenagosas del litoral, donde los bosques típicos proporcionaban la
materia prima, y era este rubro la base de la economía local. En el
interior de la provincia de Matanzas se elaboraban una especie de tortas
que tenían un período de combustión más prolongado. Hoy crece la
producción de carbón vegetal por toda la isla. Para ello se utiliza el
marabú, que se ha propagado como una plaga por las grandes extensiones
de tierra intervenidas por el gobierno, en las que otrora sus dueños
producían viandas, frutas, granos, y criaban que proporcionaba
carne y leche.

Las brigadas carboneras se extienden por casi todas las provincias del
país. También el gobierno utiliza mano de obra cautiva. Un ejemplo de
ello es el mal llamado Centro Penitenciario de Estudio y Trabajo
Campamento de Mijalito, en Horquita, municipio Abreus, provincia
Cienfuegos. En este campamento hay 146 presos, todos dedicados a la
elaboración de carbón. La norma (que deben cumplir cada 25 días) es de
una tonelada. Según Luis Cueto Echevarría, un recluso del lugar, después
de cernirlo en una malla para eliminar la carbonilla, al se le
paga lo que pesa el carbón limpio a razón de 61 centavos por kilogramo.
De ahí le descuentan a cada uno 36 pesos de . Cada 25 días reciben
un pase de 5 jornadas, pero para poder salir tienen antes que cumplir la
norma y chapear un área de 200 m2.

El gobierno aprovecha y exporta carbón vegetal hacia Europa desde el
2005. Según el periódico Granma del 5 de diciembre de 2014, en el
artículo titulado “Ceballos incrementa exportación de carbón vegetal”,
la empresa avileña exportó hacia el viejo continente más de 27 000
toneladas del combustible, y “se estima que en el presente año reporte
una producción mercantil superior a los 9 millones de dólares”.

Pero a pesar de que el rubro reporta al gobierno una ganancia nada
despreciable, los presos se quejan de que no les dan guantes ni limas
para afilar los machetes y las hachas. Algo por el estilo señala Ramón
Oramas, un joven carbonero de Isla de Pinos (“Una vida horneada al
carbón”, periódico Juventud Rebelde), quien se ha dejado media vida en
el monte para entregar mensualmente más de 3 toneladas del combustible
para la exportación.

Source: “Hoy tenemos dos problemas: qué vamos a cocinar, y con qué” |
Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/hoy-tenemos-dos-problemas-que-vamos-a-cocinar-y-con-que/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
December 2014
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31  
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cubaverdad on Twitter
Tweets by @Cubaverdad
Archives
Meta