News and Facts about Cuba

Sus hijos no murieron, el mar les salvó la vida

Sus hijos no murieron, el mar les salvó la vida
“¿Tú sabes cuantas madres cubanas odian el mar? ¿Cuántas lágrimas le han derramado por haberse tragado a sus hijos?”
miércoles, diciembre 17, 2014 |  Frank Correa

LA HABANA, Cuba. -Marina tiene 70 años y camina todas las mañanas por la dándole gracias al mar por haber salvado a sus hijos.

Realiza este ritual desde diciembre de 2004, cuando sus jimaguas Ernesto y Camilo se embarcaron en una terrible aventura, sobre un destartalado bote de poliespuma que utilizaban para pescar y cruzaron el estrecho de Florida “hacia la ”. Le pregunto el porqué de tanto agradecimiento y me contesta:

“¿Tú sabes cuantas madres cubanas odian el mar? ¿Cuántas lágrimas le han derramado por haberse tragado a sus hijos?”

Dice Marina que escogió los nombres Ernesto y Camilo por “aquellos dos barbudos que bajaron de la sierra”, pero cuando alcanzaron la mayoría de edad, los muchachos chocaron contra un muro de caminos sin salidas y carestías, para colmo el sueño de integrar la tripulación de un barco se fue a bolina, al cerrar la cooperativa de pesca. Como vivían junto al mar no les quedó otra alternativa que continuar con la tradición familiar: vivir de la pesca, del buceo, y la extracción de calandracas del fondo marino, para venderla como carnada.

Dice Marina que los jimaguas se lamentaban constantemente por estar frustrados y no hallarle sentido a sus vidas y ella sufría al verlos como un par de locos por la casa, hasta que una noche de diciembre les confesaron que se iban.

“Fue un duro golpe para mí, pero preferí el riesgo que cruzaran el mar antes de verlos podrirse en una cárcel, ya los dos andaban en malos pasos. Lloré mucho esa noche, amo a mis hijos más que a nada y no lo pensé dos veces. Cuando me revelaron el plan de tirarse al mar les dije: ¡sí! Los ayudé a empujar el corcho a la orilla. Les llené otro porrón de . Les di mi colcha y mi enguatada. Luego me escribieron desde Miami que los cogió una tormenta y los apartó mucho del rumbo y varias veces por poco los vuelca, pero sobrepasaron la prueba. Los rescató un mercante portugués, que los llevó directamente a un puerto. Sueño con volverlos a ver, pararnos aquí, en la orilla, y recordar aquellos sucesos.”

Con 70 años Marina se mantiene fuerte y feliz, con su diario agradecimiento al mar. Mantiene una vieja tradición de familia: examinar la orilla con las primeras luces, escudriñar centímetro a centímetro la arena y revisar los sargazos depositados por las olas. Me confiesa que mucha gente desconoce las innumerables bondades que puede ofrecer el mar, sobre todo, haber permitido que sus hijos llegaran salvos a la otra orilla. Aunque siempre termina su caminata triste, “pensando en todos los hijos que se ha tragado en tantos años y en esas madres con los corazones desechos por no poder jamás recuperarlos”.

Source: Sus hijos no murieron, el mar les salvó la vida | Cubanet – http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/sus-hijos-no-murieron-el-mar-les-salvo-la-vida/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
December 2014
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31  
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cubaverdad on Twitter
Tweets by @Cubaverdad
Archives
Meta