News and Facts about Cuba

Lo que los pasajeros de Carnival no vieron en Cuba

Lo que los pasajeros de Carnival no vieron en Cuba

Los migrantes con quienes se cruzaron en el Estrecho de la Florida
Mucho recibimiento para los americanos, pero la apertura no es para todos
El hombre a quien arrestaron por recibir al Adonia con una bandera
estadounidense sobre los hombros
FABIOLA SANTIAGO

Se cruzaron en el mar que nos separa, los migrantes cubanos y los
pasajeros del Adonia en su primer viaje a La Habana desde el Puerto de
Miami. Los dos barcos siguieron su camino en medio de la noche sin mayor
consecuencia, excepto que los cubanos hacían el peligroso viaje en una
precaria embarcación. Huían de su tierra natal, arriesgaban la vida. Por
su parte, los estadounidenses andaban de fiesta en su crucero.

El barco de Fathom, la línea de cruceros de tema social, dejó atrás el
perfil arquitectónico de Miami a ritmo de salsa, los pasajeros
probablemente asoleándose junto a la piscina y un maestro de baile
preparando sus lecciones de “inmersión cultural” con clases de salsa y
cumbia para que los norteamericanos pudieran interactuar mejor con los
cubanos.

Mientras los pasajeros disfrutaban del viaje a La Habana en medio de la
noche —entre ellos 16 nacidos en Cuba presos de la nostalgia porque iban
a echar un vistazo a la tierra que los vio nacer— los migrantes iban en
dirección opuesta con la esperanza de tocar tierra en .
Ahora su Sueño Americano, al menos teóricamente, puede incluir un
crucero para regresar a la isla.

El Adonia llegó a la boca de la Bahía de La Habana, custodiada por El
Morro, que no hace mucho era una de las más temidas prisiones de la
isla, La Cabaña, y donde inicialmente el gobierno de
realizó ejecuciones sumarias, dirigidas nada más y nada menos que por el
Che Guevara, el ahora icónico símbolo que se ve en camisetas. Todavía
quedan en el paredón los huecos de las balas. El itinerario de Fathom
indica que los pasajeros en este viaje de “pueblo a pueblo” reciben
lecciones de historia en el barco. Esperamos que las lecciones de
cumbia, ritmo musical que no tiene nada de cubano, no sean un preludio
de más tontería, y que las clases de historia vayan más allá de cuando
los piratas dominaban el Caribe y e hundimiento del Maine.

Los siete hombres y dos mujeres que huían de toda esa historia que los
estadounidenses tanto quieren conocer llegaron a la costa de Cayo Largo
el martes al amanecer, y desembarcaron en el parque de casas rodantes
Town Trailer, según el periódico Keynoter, de Cayo Hueso. Entre
los manglares dejaron una embarcación rústica que hicieron con madera
que recogieron por ahí, planchas de metal y sábanas a modo de vela. Y
una estadística también: 60 cubanos llegaron en embarcaciones precarias
en menos de una semana en cinco peligrosos viajes por el Estrecho de la
Florida.

Por su parte, los pasajeros del Adonia, que iba lleno casi a su
capacidad, desembarcaron en una nueva terminal con aire acondicionado
llamada Sierra Maestra, el nombre de la cordillera montañosa del oriente
de Cuba desde donde los hermanos Castro lanzaron su guerra de guerrillas.

Según se publicó, los viajeros del Adonia demoraron sólo 15 minutos en
salir de la y pasar el proceso de inmigración, a pesar de ser un
pequeño ejército de periodistas y cerca de 700 turistas estadounidenses.

En La Habana, un grupo numeroso de personas les dio la bienvenida,
ondeando banderas y saludándolos. Pero la mayoría de esas personas no
vieron lo que le sucedió a un cubano que mostró demasiado entusiasmo por
los turistas.

Fue entones que alguien cuestionó la lealtad del hombre a la revolución,
al verlo con una bandera estadounidense grande sobre los hombros
mientras la televisión lo entrevistaba. Una muchedumbre progubernamental
entendió el mensaje y comenzó a gritar “¡Viva la Revolución! ¡Acuérdate
de Girón!” En menos de 15 minutos, la policía cubana se había llevado a
Daniel Llorente Miranda. El hombre, de 52 años, dijo adiós con la mano
desde el asiento trasero del carro patrullero, apretando la bandera
estadounidense contra el pecho.

Todavía no se han visto cambios significativos en Cuba, pero los viajes
avanzan a toda marcha.

El crucero Adonia hace historia y los migrantes cubanos van camino de
romper el récord del año pasado.

Fabiola Santiago: @fabiolasantiago

Source: Lo que los pasajeros de Carnival no vieron en Cuba | El Nuevo
Herald –
www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/fabiola-santiago-es/article76495002.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
  1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31  
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cubaverdad on Twitter
Tweets by @Cubaverdad
Archives
Meta