News and Facts about Cuba

Una casa blanca al pie de la colina

Una casa blanca al pie de la colina
FERNANDO DÁMASO | La Habana | 15 Mayo 2016 – 7:49 am.

Cerca de la Fortaleza de La Cabaña, en el litoral de la bahía, se
construyó en fecha anterior a 1762 un almacén de la Real Hacienda,
edificio que, por estar pintado de blanco, dio nombre al lugar: Casa Blanca.

En la colina, a orillas del puerto, posteriormente se construyeron
numerosas viviendas, edificadas por carpinteros de ribera, a quienes les
siguieron las de los marinos de los barcos de cabotaje. Al ser muy
frágiles las edificaciones, principalmente de madera, embarrado y guano,
a menudo fueron presas fáciles del fuego, desapareciendo varias veces y
siendo vueltas a construir, hasta que el 25 de abril de 1785 todo el
poblado quedó reducido a cenizas. Sin , fue rápidamente reconstruido.

Uno de sus vecinos más connotados, don Rafael Triscornia, construyó en
el lugar que aún lleva su nombre, un muelle y carenero para buques
menores, lugar que sirvió posteriormente como centro de control para la
entrada de los extranjeros que llegaban por barco al país. Más tarde
también construyeron muelles don Antonio Trías, don José Travieso y otros.

En la calle Santuario existió un apeadero o estación del ferrocarril La
Prueba que, desde 1843, unió a Regla con Guanabacoa, y funcionó hasta la
segunda década del siglo XX. Esta edificación después fue utilizada como
y como casa-templo de la santería, siendo conocida como “la
casa de Panchita Cárdenas”, sobre todo por la capilla que aún mantiene a
puerta-calle.

En 1858, el poblado, ya denominado Regla, tuvo su primera iglesia. En
los años 1878 y 1879 sus principales edificaciones, además de las
relacionadas con las actividades portuarias, eran el Liceo Artístico y
Literario, ubicado en la calle San José entre Real y Santuario, donde
José Martí fue admitido como miembro el 30 de enero de 1879, y las casas
de Luisa Pérez de Zambrana y de Pedro Coyula, cercanas a la Plaza de las
Cruces.

La comunicación con la ciudad se realizó, primero a través de botes y
después mediante embarcaciones, que atracaban en los embarcaderos de
Casa Blanca y Regla, así como por tierra, bordeando la bahía, al igual
que en el caso de su vecina Guanabacoa. Entre Regla y Guanabacoa
existieron el ya mencionado ferrocarril La Prueba y un tranvía, cuyo
paradero se encontraba en el mismo edificio del embarcadero construido
en 1911.

Además, existió el ferrocarril de la Bahía de La Habana hasta Matanzas,
y el famoso de Hershey, que partía de Casa Blanca y terminaba
también en Matanzas, cuya línea quedó concluida en 1922.

En la década de los 20 del siglo pasado, el alcalde de la villa, al
fallecer Lenin en Rusia, sembró un olivo en una colina, la cual, aunque
el olivo fue arrancado posteriormente, desde entonces ha sido conocida
conocida como la Colina Lenin.

Anteriormente se había construido, sobre el curso del río Tadeo, el
denominado Parque de la Mandarria, que resultó histórico por ser el
primero que tuvo un monumento dedicado al obrero. En la época
republicana, ya como municipio, adquirió gran desarrollo, principalmente
debido a las actividades portuarias, así como a la existencia en su
territorio de la Havana Coal Company y a la instalación de los Molinos
de Harina Burrus S.A., las refinerías de petróleo, pertenecientes a las
empresas Esso Standard Oil Co. de Nueva Jersey y Compañía Petrolera
Shell de Cuba, con la Refinería Habana S.A. del consorcio anglo-holandés
Royal Dutch Shell, la Compañía Antillana de Pesca y Distribución S.A.,
con la marca Freskito, la Compañía de Fomento Marítimo S.A., con
astillero y flota de pesca, la Extractora Cubana de Aceites Vegetales
S.A., la Compañía Cubana de Industrias Metálicas S.A., la Tenería Modelo
S.A., la fábrica de abonos químicos y fertilizantes de Pérez Galán,
Fernández y Cía., la Productora de Superfosfatos S.A., la Industria
Pecuaria S.A., The American Agricultural Chemical Company, una planta de
abonos químicos, y otras.

Todo ello hizo que algunos de los trabajadores que laboraban en ellas,
así como estibadores de los muelles, fijaran sus viviendas en este
municipio o en el cercano de Guanabacoa. Entre estos últimos, floreció
la sociedad secreta de origen africano abakuá. Delante de la iglesia
dedicada a la Virgen de Regla, conocida como Yemayá en el panteón
orisha, actualmente existen varias edificaciones y un almacén a cielo
abierto rodeado de muros, que resta belleza a la denominada Punta de
Santa Catalina, así como a la imagen urbana del lugar, además de reducir
la visualización de la fachada de la iglesia, que constituye el lugar
más visitado por cubanos y extranjeros.

Aunque al principio el municipio, debido a su poca extensión
territorial, estaba dividido en cuatro sectores, actualmente incluye los
repartos Colinas de Belot, Habana Nueva, La Colonia, Lídice, parte de
Luyanó, Manuel Ascunce, Modelo, Parcelación Rotaria, Regla, Unión, Casa
Blanca, Cinco de Belot, La Julia y Braulio Coroneaux, así como los
caseríos de Ingenito y San Nicolás. Se encuentra enclavado entre Avenida
de Guanabacoa, Los Cocos, Bahía de La Habana, río Martín Pérez y Avenida
Primera.

Regla, aunque mantiene algunas de sus industrias principales,
convertidas en empresas estatales de cereales, combustibles y
lubricantes, piensos, suministro marítimo y portuario, lacados de
aluminio, comercializadora y conformadora de carpintería metálica y PVC
y otras, con el cese de muchas de las actividades portuarias en la
Bahía de La Habana, ha perdido parte del desarrollo industrial que
poseía. Esto, como es lógico, ha influido negativamente en su economía y
en el nivel de vida de muchos de sus habitantes, quienes se han visto
obligados a buscar empleos fuera del municipio, con las dificultades de
todo tipo que ello supone.

Hoy, llegar a Regla a través de la bahía se ha convertido en algo
complicado y molesto, pues las autoridades, temerosas de que cubanos
decididos a emigrar secuestren alguna embarcación, las repostan con poca
cantidad de combustible, someten previamente a cada viajero a un
minucioso chequeo, incluyendo el uso de medios para detectar metales, y
el acceso debe realizarse obligatoriamente por un túnel cerrado
construido de cabillas.

El viaje de regreso conlleva las mismas molestias. Y, puesto que
actualmente se apuesta por el y las actividades provenientes del
arribo de cruceros, para ello es necesario desarrollar ampliamente una
infraestructura que dé respuesta a sus elevadas exigencias, y deberán
abandonarse las prácticas de control totalitario.

Source: Una casa blanca al pie de la colina | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1463186037_22377.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
  1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31  
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cubaverdad on Twitter
Tweets by @Cubaverdad
Archives
Meta